Fotografía de Arquitectura e Interiores

El término fotografía de arquitectura define al sujeto (arquitectura) y al medio para capturarla (fotografía).  La arquitectura es ubicua en nuestras vidas y su función principal como refugio abarca una gran cantidad de usos.  La arquitectura es como la segunda piel humana.

La fotografía es el medio técnico para capturar ópticamente la forma de los objetos.  Es el proceso de proyectar imágenes y capturarlas.  Ya sea por medio del fijado en un medio sensible a la luz o por la conversión en señales electrónicas.

 

¿Cómo se aplica?

Fotografía de arquitectura

 

La fotografía de arquitectura e interiores se encarga de capturar y describir los espacios creados por el hombre.  A nivel urbano, puede describir una ciudad o la relación de un edificio con su entorno.  También se usa en interiores, mostrando la relación entre mobiliario, color, textura e iluminación con el espacio propuesto.

La fotografía de arquitectura e interiores trata de reflejar el espacio entre muros.  También trata de encontrar la sustancia del vacío y su relación con lo que lo delimita.  En el caso de un edificio, lo sitúa en el contexto de ciudad.  Además evalúa cómo dialoga con el entorno, si se acomoda, se entiende o se hace notar.

La fotografía de arquitectura e interiores es útil para documentar los proyectos construidos por los arquitectos.  Así como su publicación en libros y revistas especializadas o para actualizar su portafolio.  También es útil para constructoras, urbanistas, inmobiliarias, hoteles, etc.

La característica principal de la fotografía de arquitectura está en la técnica.  Con el comienzo de la fotografía digital, se han fabricado una gama de lentes con aplicaciones similares al gran formato.  Estos lentes llamados tilt-shift, se usan en cámaras réflex de lente única digitales.  Aunque estos lentes tienen sus limitaciones, cada vez más profesionales han optado por integrar estas tecnologías a su procesos.